Norberto

Gilles Antier es director de actividades internacionales de IAU île-de-France, en una entrevista nos comparte su visión sobre la existencia de un organismo encargado de la planeación estratégica en Zapopan y su relación con un supuesto Instituto Metropolitano de Planeación para la Zona Metropolitana de Guadalajara.

IAU île-de-France es un instituto encargado del ordenamiento territorial de la zona conurbada de Paris y Gilles ha colaborado como consultor en más de 50 ciudades en todo el mundo en temas de planeación; entre otros proyectos destacan los planes de ordenamiento territorial que realizó para las ciudades de Shangai y Santiago de Chile.

El pensar la movilidad implica comprender tanto los viajes generados al interior de las ciudades como aquellos producidos entre ellas. En el esquema de vida contemporáneo en el que el tiempo se ha convertido en un recurso escaso “la demanda de transporte es una consecuencia, un consumo colectivo asociado con otras actividades” y “lo que hay que considerar prioritariamente no es la movilidad en sí sino su relación con la diversificación de las actividades” (Yves Crozet, The Prospects for Inter-Urban Travel Demand).

Los sistemas de movilidad interurbana permiten crear conexiones entre núcleos productivos que contienen los lugares en los que son desarrolladas las diversas actividades laborales de una empresa o compañía.

Eficientar los viajes entre diversas ciudades al disminuir la cantidad de tiempo invertido y aumentar la facilidad de acceso al transporte es esencial para establecer vínculos entre áreas productivas que permiten aumentar progresivamente la competitividad de una región o un país.

Pensar la movilidad como un todo integral consiste en desarrollar políticas públicas que contribuyan a la creación de una red de ciudades conectadas y accesibles, creando un sistema integral, eficaz y adecuado a las condiciones productivas contemporáneas.

El 22 de abril de 1970 se instauró el Día Mundial de la Tierra, promovido por el senador y activista norteamericano Gaylord Nelson. Cuarenta y tres años después el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon determina que “el Día Internacional de la Madre Tierra nos brinda la oportunidad de reafirmar nuestra responsabilidad colectiva de promover la armonía con la naturaleza en un momento en el que nuestro planeta se encuentra amenazado por el cambio climático, la explotación insostenible de los recursos naturales y otros problemas creados por el hombre”.

La práctica arquitectónica debe responder, también, a estos cambios. Dos proyectos que reflejan este punto de partida son la Makoko Floating School y la renovación del Malecón de Puerto Vallarta. El primero es un proyecto del arquitecto nigeriano Kunle Adeyemi y consiste en un “prototipo de una estructura flotable, construida en el histórica comunidad flotante de Makoko en la ciudad de Lagos. Como un proyecto piloto se ha desarrollado en base a un punto de vista innovador que engloba las necesidades sociales y físicas de la comunidad junto con el impacto del cambio climático y la rápida urbanización dentro del contexto africano. Su objetivo primordial es generar un sistema de construcción alternativo, sustentable y ecológico y mostrar una nueva cultura del agua”.

El segundo es un proyecto desarrollado por Trama Arquitectos, Estudio 3.14 y consiste en la renovación de un espacio icónico de la ciudad de Puerto Vallarta.  Este Malecón se ha transformado en un lugar en donde se recuperan el dominio público del espacio y la escala humana. A través de sus áreas sombreadas y caminables y las vistas que los peatones tienen del océano, el Malecón se convierte en un agradable paseo durante el día, en un oasis debajo del sol tropical y en una inolvidable jornada recorrida bajo las simbólicas palmas que se extienden a lo largo de la playa que enfrenta al inmenso Océano Pacífico.

Ambos proyectos responden a los cambios sociales y a la necesidad de lograr una justicia integral para todos los habitantes de una región. Ambos son proyecto sustentables, recordando que la sustentabilidad consiste en (como se definió en 2008 el evento auspiciado por el MIT y llamado Sustaining Cities: Environment, Economic Development, and Empowerment) “satisfacer las necesidades de hoy sin poner en riesgo la factibilidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas”.

 Los ciudadanos de Zapopan viven entre barreras: el 14% de la superficie del área urbana del municipio (1,625 ha) está ocupada por cotos y fraccionamientos cerrados. El tema de los cotos es un tema de seguridad y segregación social. El  Esquema Rector del Plan de Zapopan define la zona de cotos del municipio como un “Enclave de Exclusión”. El Enclave se extiende en una superficie de siete por siete kilómetros donde: a los ciudadanos se les impide su derecho de paso y las vialidades están bloqueadas. El ingreso a estos lugares, con sus filas de más de 50 personas que deben accesar ejemplifica esta exclusión. El mapa de seguridad del mismo Plan demuestra cómo, además, los cotos concentran los actos delictivos en el resto de la ciudad.

Para Luis Felipe Cabrales, investigador del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial del CUCHS,  “los cotos cerrados se cimentan en una filosofía de la exclusividad social” que lleva a sus habitantes a “desligarse del espacio social con el cual ya no se identifican”.  Esto se logra “mediante efectivos mecanismos de seguridad: la presencia del muro perimetral, la cancelación del derecho de paso y los controles electrónicos” de ello “no se puede esperar una convivencia armoniosa, sino precisamente inseguridad”.

Como solución el Plan Estratégico define dos acciones. Primero, para los cotos ya construidos, abrir sus accesos restringidos y vialidades generando conexiones con la ciudad. Esto permitirá crear corredores comerciales y de servicios que elevarán la plusvalía. Segundo, para los nuevos desarrollos habitacionales, pensarlos como comunidades caminables, con vivienda y comercio integrado, espacios públicos de calidad y una buena imagen urbana, evitando los muros y el aislamiento urbano.

La aplicación de estos principios de diseño debe considerarse parte de la estrategia de seguridad evitando producir mayor segregación social y espacial.  Como diría Cabrales: “no se va contra la inseguridad aislándose en paraísos artificiales, sino construyendo vías de integración y cohesión”.

¿Hay algún mapa que nos hable claro de como es este laberinto de la creatividad para llevarnos a la innovación, para dar con esa solución que hace espacios factibles nos permita vivir de una mejor manera?
 
Un esquema esclarecedor sobre el proceso creativo es este "Design Squiggle", un cronograma del proceso creativo, donde se puede apreciar que la creatividad es básicamente un caos que se encausa. Caos de ideas dispares que se conectan, de referencias que parecerían irrelevantes para el problema a tratar, de yuxtaposiciones inesperadas, de encuentros fortuitos. En pocas palabras, de todo aquello que no estaba planeado. Dentro de este proceso cada encuentro--estético, técnico o social--deriva en una convicción o intuición más para avanzar el diseño.
 
Y bien ¿cómo puede ser el ambiente que favorezca la innovaciónDos aspectos relevantes de este proceso son los visuales y los humanos. Un espacio--físico o virtual--abierto y una cultura de compartir elementos visuales nos permiten que muchas mentes se encuentren con muchas imágenes o ideas que cada quien unirá a su manera generando ideas para debatir y compartir. 
 
Esta colaboración, esta generosidad de aceptar que la idea de uno es de todos, que el conocimiento es público, promueve un horizonte sin barreras que es lo opuesto a ese laberinto que tiene como única salida un lugar común.
 
 
Imagen 1 / Imagen de portada: "El espacio de oficinas debe permitir el movimiento, para observar diferentes medios, para conectar la información, la creatividad significa movimiento", Erwan Bourullec sobre cómo debe ser la oficina de hoy. 
Imagen 2: Intercambio de opinión, consolidación de propuestas de diseño entre colaboradores multidisciplinarios en línea, E314.
Imagen 3: Design Squiggle by Damien Newman 
CC. Attribution-No Derivate works 3.0 USA

Chats, correos, juntas, inbox, chats, inbox, llamadas, chats, juntas, inbox, correos, firmas, chats... Un nuevo sistema operativo le permite a todas las generaciones relacionarse de una manera diferente con sus equipos electrónicos. Con esta nueva manera de operar -literalmente hablando, a nuestras máquinas- se están edificando los interiores, la arquitectura, y las ciudades de nuestro país.

Las metodologías de diseño que incorporan tecnologías móviles se benefician de Bases de Conocimiento, Grupos de comunicación instantánea, Presentaciones en línea, Sitios Wiki para la administración de proyectos, redes laborales con Facebook o Google+ sincronizan agendas y archivos en nubes de información, beneficiando procesos y la cristalización de proyectos. Androids, iOSs, BlackBerries, y WindowsPhones nos conectan en una sinfonía como la que imaginaron los futuristas italianos, los estridentistas y Leroy Anderson en su introducción de la máquina a una orquesta sinfónica.

El Sistema Operativo redefine los límites del cuerpo humano. Hablamos y acordamos con gente que no está, participamos en procesos poco definidos por la geografía, generamos instrumentos cartográficos que hacen visibles circunstancias geosociales... Sin duda vivimos un momento histórico con distancias locales más largas y distancias globales más cortas, donde parece que cada quien carga con su Babel de convivencia.

Como en la obra "La máquina de escribir", el sistema permite operar una máquina de notación y en su uso genera un registro. Una hoja a máquina, un archivo.

 

Imagen Portada: Conceptual para Base del Conocimiento

Imagen 1: Google Site para control de proyectos

Imagen 2: Typewriter symphony Orchestra, Leroy Anderson, hipervínculo a video: http://youtu.be/wZCh4EY_kug

 

NL11: Cultura y Creatividad

on: 13 Diciembre 2014
La cultura es el flujo informativo cotidiano, esa información que todos usamos sin saber, el lugar al que pertenecemos aún sin estar, todos ejercemos cultura de alguna manera promoviéndola e inhibiéndola.
 
El arte nos permite evidenciar  estas condiciones culturales que  por su naturaleza cotidiana pasan desapercibidas, participar de actividades artísticas es una hábito que permite evaluar objetivos  y asentar líneas directrices. Implica un grado de apertura que nos permita recibir información nueva,  detectar el clima y el ánimo social, y procurar una postura crítica antes las situaciones. Y es que el arte es un tipo de conocimiento  que como la ciencia se basa en evidencia física e intangible para plasmar un mensaje, una imagen, un ambiente, un objeto que buscará siempre hacer vínculo con un intérprete, con cualquier persona.
 
De esta manera, a lo largo de un proceso creativo buscamos inspiraciones sistemáticamente para definir un concepto, y luego queremos que esta inspiración nos lleve a la originalidad ipso facto, como si fuera un cohete que se construye con solo nombrarlo. La inspiración es el nutriente que escogemos para desarrollar un concepto, la parte orgánica y viva de un proyecto que se integra al tejido social; es responsabilidad de un creativo proveer la información propia del ADN, para que la idea se engendre y desarrolle adecuadamente.
 
La cultura es tierra fértil para ideas fecundas. 
 
Imagen Portada: Collage para Guadalajara Intensa, Ciudad Manifiesto, proyecto expuesto en el Museo de la Ciudad. Estudio 3.14
Imagen 1Planta a nivel de plaza, Centro Cultural Constitución, Estudio 3.14
Imagen 2Imágenes satelitales, construcción del Centro Cultural Constitución, Google Earth
Imagen 3:Estudio de locaciones probables, arquitectura nómada, Museo Itinerante Guachimontones, Estudio 3.14

Miercoles 22 de Abril

Universidad Vasco de Quiroga - Morelia, Michoacán

Acerca de 3.14

Estudio 314 es un equipo de arquitectos, diseñadores, urbanistas, interioristas y sociólogos urbanos especializados en las arquitectura de las relaciones. Relacionamos personas, culturas, ideas y disciplinas para generar proyectos innovadores. Desde 1999 niestros más de 250 proyectos en México, Europa, Asia y Estados Unidos han consolidado una visión global y sustentable, que generan tendencias propias. Nuestros proyectos abarcan una amplia gama; de nuestras ideas, cualquier posibilidad. Descubre otra manera de imaginar y crear nuevas formas y espacios con una constante: la arquitectura de las relaciones.<a href=Estudio 314 es un equipo de arquitectos, diseñadores, urbanistas, interioristas y sociólogos urbanos especializados en la arquitectura de las relaciones. Relacionamos personas, culturas, ideas y disciplinas para generar proyectos innovadores.
 
 

Ponte en contacto

Síguenos en nuestras redes sociales: