¿Por qué la gran mayoría de los grandes maestros de la arquitectura han reflexionado sobre un elemento tan modesto como una manija? Si nos paramos a pensar en eso vemos que: 

– La manija es lo primero que tocamos al acceder a un edificio, y nos transmite su primera impresión táctil (frío-caliente, liso-rugoso, ligero-pesado). 

– Es una discontinuidad en la puerta, un elemento extraño, un mecanismo que nos invita a tocarla. 

– El hecho de abrir la puerta forma parte nuestra cotidianeidad y que realizamos sin pensar, pero que, visto desde fuera, es una especie de ceremonia de acceso. Como dice Santiago Molina en su muy recomendable blog “Todos los actos a que la puerta conlleva son singulares, puesto que toda puerta tiene algo de parto y algo de ceremonia. De hecho, la puerta es la señal física de una singularidad, y como toda señal, debe repercutir en el que la atraviesa y cambiar en algo su percepción, su movimiento o su ritmo de paso.” 

– Accionar una manija para abrir la puerta es el inicio del acto de habitar, el interruptor ON/OFF. 

Por eso quizás no resulte extraño que muchos arquitectos hayan visto en este elemento una pequeña representación de los más variados conceptos. Podríamos hacer un pequeño repaso. Sirva por tanto como excusa; veamos las 10 mejores manijas de la historia de la arquitectura: 

10. Antoni Gaudí. 

La mano se cierra para abrir o cerrar y la manija se forma en sus vacios y cavidades.

Antoni Gaudi. Casa Mila en Barcelona, España. Puerta interior.

9. Uno Tomoaki.

Acero fundido, trabajado, como una herramienta de labranza.

Umo Tomoaki. Vivienda Unifamiliar. Puerta interior.

8. Peter Zumthor.

Reinterpretando a Le Corbusier, la hornacina es el vaciado de la puerta de hormigón. Una manija tallada.

Peter Zumthor. Museo Kolumba en Colonia, Alemania. Puerta de acceso.

7. Steven Holl.

Un gesto y la manija se retuerce sobre la base de la mano de un gigante.

Steven Holl. St. Ignatius Chapel en Seattle, EEUU. Puerta de acceso.

6. Arne Jacobsen.

Un gesto y el tirador se retuerce sobre la base de una mano delicada.

Arne Jacobsen. Diseño de tirador para puerta interior.

5. Adolf Loos.

Arranca el siglo XX. Ornamento y delito. O Casi.

Adolf Loos. Villa Müller en Praga, República Checa. Puerta de acceso.

4. Walter Gropius.

Mi casa es una herramienta. Y su puerta, el mecanismo de acceso. La manija no puede ser sino su engranaje.

Walter Gropius. Bauhaus in Weimar, Alemania. Puerta interior..jpg

3. Le Corbusier.

Una hornacina en una pared de hormigón cuyo fuste es asible en todo su contorno. Empuje. Tire.

Le Corbusier. Notre – Dame du Haut en Ronchamp, Francia. Puerta de acceso.

2. Le Corbusier.

Una huella cercana a lo humano. Una invitación a empujar para que los zurdos entren y los diestros salgan.

Le Corbusier. Centro Cultural en Firminy , Francia. Puerta de acceso.

1. Alvar Aalto.

La manija es un soporte estructural sobre el que se teje una piel amable que nos invita a tocar.

Alvar Aalto. Ayuntamiento de Säynätsalo, Finlandia. Puerta de acceso.

Alvar Aalto. Villa Mairea. Noormarkku, Finlandia. Puerta interior.

About the Author Estudio 3.14

Estudio 314 es un equipo de arquitectos, diseñadores, urbanistas, interioristas y sociólogos urbanos especializados en la arquitectura de las relaciones. Relacionamos personas, culturas, ideas y disciplinas para generar proyectos innovadores.

Deja un comentario