Casa del Fascio.

Nuestro siguiente edificio nos lleva a la Italia fascista de Benito Mussolini, en concreto a la localidad de Como, junto al precioso lago que le da el nombre, en el año 1932. Se trata de la sede del partido fascista local, diseñada por Giuseppe Terragni y es, en mi humilde opinión, el mejor ejemplo de que una obra de arte (de arquitectura en este caso) puede ser maravillosa por muy despreciable que sea su propósito.

1356663366-plans-1

El edificio es un semi-cubo perfecto, con base cuadrada y una altura de la mitad del lado de dicha base. Sus cuatro fachadas son diferentes pero comparten una férrea modulación. La fachada principal, la más característica, es una cuadrícula porticada de 5 módulos de ancho por 4 de alto y un paño opaco, requisito fundamental del partido para poder colgar carteles con propaganda. Aquí se encuentra el acceso al edificio, un espacio acristalado remetido con respecto al plano de fachada y con el pavimento exterior penetrando hacia el interior. El interior del edificio está dominado por un gran atrio central cubierto con vidrio.

800px-Casa_del_Fascio_25

La estructura del edificio es la que nos marca esa cuadrícula que se traduce en la fachada, extendiéndose en las 3 direcciones del espacio. Nos encontramos pues ante un magnífico ejemplo de arquitectura del movimiento moderno, el mejor ejemplo quizás del racionalismo italiano junto con la villa Malaparte de Adalberto Libera, pero también nos encontramos con un ejemplo de monumentalidad lleno de evocaciones al clasicismo, tanto en sus materiales (mármol de Bolticino) como en sus proporciones.

Tras la caída del fascismo el edificio fue reconvertido a Casa del Pueblo y ha sido utilizado por diversos organismos administrativos.

799px-Casa_del_Fascio_1

Sobre el Autor Estudio 3.14

Estudio 314 es un equipo de arquitectos, diseñadores, urbanistas, interioristas y sociólogos urbanos especializados en la arquitectura de las relaciones. Relacionamos personas, culturas, ideas y disciplinas para generar proyectos innovadores.

Deja un comentario