En castellano, patrón, refiere a una forma particular de cómo algo está organizado o en qué momento sucede, incluso para referirse al jefe, el dueño o el modelo a seguir. En diseño, refiere a un gráfico que busca darle textura a lo que podría ser liso o plano y que además se aplica en telas, tapices, materiales y acabados.

Pero ¿qué aporta el diseño de un patrón a un proyecto y cómo lo logramos.

A partir del proyecto Me Cabo, dejamos un poco de lado el simple hecho de escoger de un catálogo y trabajamos patrones personalizados. Resultó ser una forma efectiva de darle exclusividad a nuestro diseño.

Primero conceptualizamos la idea. Como inspiración tomamos todos los elementos posibles: experiencias, emociones, lugares, objetos, naturaleza, cultura, tradiciones, etc. y recreamos la experiencia del usuario en el espacio. Por medio de imágenes representamos todos esos elementos que engloban el “ecosistema”, desde lo más evidente y tradicional hasta lo más surreal y atrevido.

Aterrizado el concepto, lo demás fluye con naturalidad. Se crea un trazo y se definen los elementos que lo forman. En cuestión de técnica, trabajar con retícula es muy útil, ya que nos permite repetir, rotar y espejear las formas (aún siendo orgánicas) generando movimiento uniforme.

Finalmente definidos los trazos, la composición se trabaja de afuera hacia adentro, primero hacemos coincidir las orillas y terminamos en el centro. Algo que puede ser útil al momento de trabajar la composición, es darles color a las figuras antes para evitar que se sature.

Aunque pareciera que su función es meramente estética, un patrón también comunica, y crearlos es todo un reto de conceptualización, composición, equilibrio y color.

Sobre el Autor Estudio 3.14

Estudio 314 es un equipo de arquitectos, diseñadores, urbanistas, interioristas y sociólogos urbanos especializados en la arquitectura de las relaciones. Relacionamos personas, culturas, ideas y disciplinas para generar proyectos innovadores.

Deja un comentario