La ‘Historia’ es una etiqueta que puede presentar complejidades irrelevantes, según el historiador del arte Eric Fernie (1939-),  quien menciona que hay cuatro problemas principalmente:

  1. Significa tanto el pasado como el estudio académico del pasado.
  2. Debido a su asociación con documentos escritos, este estudio académico se aplica sólo a un pequeño fragmento del pasado humano. Esto a su vez conduce a lo absurdo de un período llamado ‘prehistoria’, lo que se vuelve doblemente extraño por el hecho de que el pasado pre o no humano se conoce muy apropiadamente como “historia natural”.
  3. La arqueología, que es el estudio de la evidencia material o no documental. Aunque su  papel es claro y esencial, los arqueólogos han tendido a definir su contribución como un tema en sí mismo, un gemelo con la historia. Sin embargo, estos no son dos temas diferentes, como, por ejemplo, química y física o lingüística y anatomía, que, incluso si se superponen, realmente son áreas diferentes de investigación. El pasado es una red sin fisuras y la arqueología es simplemente uno de los conjuntos de técnicas de la disciplina histórica con la que se explora.
  4. Historia ha significado tradicionalmente la historia del poder, dejando que el estudio de otros aspectos del pasado sea identificado como tal (historia social, historia económica, etc., cada uno con su adjetivo). Por ejemplo es fácil aceptar que el poder político tiene un mayor impacto en, por ejemplo, la arquitectura que viceversa.

 

Las subdivisiones principales son por área de actividad humana (política, social, económica, arquitectónica, metrológica), por período (bizantino, moderno, siglo XIX), por lugar (latinoamericano, escocés, local) y por rama, (paleográfica, lingüística, petrológica). Todos son capaces de cruzarse con los demás. Todos tienen fuertes tendencias a la separación, porque de cosas como la ambición académica y la sociabilidad, y porque las diferencias son exageradas por diversas organizaciones, como las sociedades científicas como la nuestra.

      Es por todas estas confusiones que el Dr Fernie ofrece su punto de vista sobre los problemas que puedan presentar ante el historiador de la arquitectura al mismo tiempo que propone una solución.

      El historiador de la arquitectura, como todos los demás, debe tener cuidado al usar evidencia documental. Tomar textos al pie de la letra es un buen principio, pero puede inducir a errores. Éstos son el reverso de los textos engañosos, ya que están disponibles y son claros en su significado, pero son ignorados, o en el mejor de los casos, discutidos.

     El análisis estilístico, una de las principales herramientas históricas del arte para tratar con objetos, ha sido criticado por todos lados, por historiadores documentales, por arqueólogos, por antropólogos. Contra esta crítica, sin embargo, hay una consideración poderosa, a saber, la importancia que tiene el estilo para los miembros de una sociedad. Uno solo necesita recordar de su propia experiencia.

esperdy-data-3_525

De igual manera, el historiador del arte escocés, comenta que aunque un arquitecto que escriba historia de la arquitectura y esta se vea enriquecida con muchos conceptos y aportaciones – debido a la experiencia en el campo-, no habrá alguien que compare las habilidades del  historiador en esta misma tarea.

 

About the Author Estudio 3.14

Estudio 314 es un equipo de arquitectos, diseñadores, urbanistas, interioristas y sociólogos urbanos especializados en la arquitectura de las relaciones. Relacionamos personas, culturas, ideas y disciplinas para generar proyectos innovadores.

Deja un comentario