A través de la práctica del espacio público. La fotografía y sus creadores documentan la Ciudad de Guadalajara.

La ciudad es el medio de comunicación e interacción por excelencia donde la información, casi toda tangible, desarrolla eventos que definen al presente y futuro de un organismo complejo, por las relaciones existentes en un contexto cambiante.

Los sucesos urbanos  se irrigan y estimulan reacciones entre los diferentes receptores-emisores. La reincidencia genera tendencias, las tendencias generan influencia, la influencia atrae al poder y el poder consolida al espacio público como un consenso multimodal apelando a la retribución estimulante del dominio público.

Este esquema que para el ojo frío puede parecer entrópico,  posee un enorme potencial de ignición, frágil y efímero, para comprender y manifestar conceptos de toda naturaleza. Las innumerables posiblidades de la ciudad representan un número igual de oportunidades para atajar la acción sobre el mismo espacio. 

La fuerza estética de la ciudad radica en su capacidad instantánea de comprometernos en una situación que trasciende nuestros valores.

Los ojos de los participantes de Documenta Guadalajara formulan un enunciado que contiene, con la magia propia de los conjuros, la fuerza propia de la ciudad misma, revelada con la sensibilidad individual que descubre y filtra la realidad plasmada en técnica.

Deja un comentario