Le Corbusier grafiteando desnudo—literalmente—la casa de una arquitecta con quien estaba obsesionado fue el tema propuesto por Beatríz Colomina en el marco de la Cátedra Ashida-Borioli que celebra la práctica arquitectónica en relación con el género femenino. Colomina, la principal interlocutora intelectual de nuestro director creativo, visitó la ciudad para compartir sus ideas con estudiantes y profesionistas.

Deja un comentario