Algunas frases fueron pronunciadas por la mujer antes de prender su ultimo cigarro. Luego, buscando sombras por la calle mientras alguien, yo, la observaba, pintado frente a la terraza llena de gente, en sus lentes se reflejaba el interior en el que parecía que lo antiguo se encontraba con lo nuevo por primera vez.  Con ese fondo que hacia que ella pareciera ser una actriz consumida mirando hacia un vacío desconocido. Detrás de ella el dulce y nostálgico glamour dominaba la escena. Sobre el rumor de las conversaciones solo una canción que hablaba de los sueños y fantasías podía escucharse. Posiblemente era de Kurt Weill. Pronto, dejé de observar, dejando atrás esa memoria viviente. Una síntesis de lo tradicional y lo contemporáneo, lo local y lo global, define la esencia de este bistró ubicado en Guadalajara, México. El proyecto toma ventaja de la estética francesa, característica de todas las Pastelerías Paulette, integrándolas con elementos de diseño tradicional. Un ejemplo es el uso del mosaico (firma de Guadalajara) el cual a través de una simplicidad tipográfica se incorpora como un elemento actual, singular y memorable. Los ecos de una Francia definida por la Belle Époque con un estilo particular, y reconocido internacionalmente son visibles en la fluencia formal, en las columnas que enmarcan las repisas del te, una referencia al metro de París o a la Plaza de Armas en Guadalajara, y en el fondo en el que las cariátides son testigos de la sutileza y sensibilidad tras el diseño francés. Todos estos elementos juegan con la memoria y recuerdo unificado en una propuesta de diseño que consolida lo cosmopolita como la característica fundamental en un espacio cómodo y caliente,construido en uno en el cual la belleza se ve a través de las fronteras.

Créditos e314

Director Ejecutivo: MBA. Gerardo Sánchez Sendra

Director Creativo: ABD. PhD. Leonardo Díaz Borioli

Equipo de Diseño:

  • Arq. David Saracco
  • LDI. Alejandra Contreras

Diseño Gráfico: Luis César Cantú

Créditos externos

Constructor. Arquitecto Rogelio Gonzalez Aispuro.

Deja un comentario