ME Cabo, un destino paradisiaco que se abre para ver el mar.

Un desierto que es en realidad un jardín de cactáceas nos recibe, agotados de la travesía, ansiando estar enredados en la fiesta. Así es como nos acoge Me Cabo, con un paisaje enmarcado de lo que representa a Cabo San Lucas, sus famosos Arcos se manifiestan desde el check in como un espejismo. ¿De verdad está sucediendo esto? Cuesta trabajo espabilarse de semejante visión, La fiesta, el mar, el sol y unos tragos, por fin al cabo de unos pasos.
La vegetación endémica y tipica de Cabo es guardián de nuestra estancia, y en toda ocasión nos acompaña, en el plafón, en la barra, en los colores y formas de los cojines y sillones, pero ¿la explanada?, esa es una cosa seria. De todos los elementos que representan a la flora local, el órgano es el rey, su forma de presidir el entorno del desierto es de una escala descomunal y queda muy claro en la obra de Velasco, donde se plasma el órgano en toda su grandeza. Así es como su abstracción llegó a graficar el corazón de Me Cabo.
La explanada une todos los espacios y distribuye de manera orgánica al huésped en varios paraísos. Es el portal que conecta con los centros de consumo y el es motor que hace que todo Me Cabo fluya, apelando a todos los sentidos, transmite la fiesta, nos lleva a aquél rinconsito, nos invita a comer algo delicioso y sobre todo, nos hace lucir chic en todo momento, no importa donde me tome una foto con mis amigos, me veo super cool.
Dijimos adiós a los colores cálidos típicos de los hoteles playeros, adiós a la idea del desierto de Arizona y a las ondas rústicas que lo distinguen. En Me Cabo pensamos en cómo lograr integrar a un entorno único en un lugar extraordinario, y convertir eso en una experiencia  refrescante donde todos quienes quieran cargar o descargar su energía lo hagan de una manera placentera. Este contraste entre lo artificial y lo natural responden a una búsqueda por sofisticar el entorno y cristalizarlo en productos hospitalarios que responden a experiencias de usuario más memorables y visualmente atractivas.
Basta buscar #mecabo para encontrar la manera en que la paleta de color, los materiales, los reflejos y el entorno construido se funden de manera discreta con la naturaleza entre las sonrisas de sus huéspedes. Con espacios dotados de personalidades distintas, que invitan a salir y gozar de los días más largos y agradables.
ME CABO es un proyecto generador de contrastes; el mar, el desierto y el oasis son el concepto rector del lugar. La vegetación endémica es el telón de fondo que siempre nos acompaña cristalizándose en los detalles más emblemáticos del espacio. Los motivos de diseño están hechos a la medida de la experiencia hospitalaria de ME para envolver al huésped y al visitante por medio de la integración paisajística. Un destino paradisiaco lleno de diversión y descanso. 

Deja un comentario