• Puerto Vallarta, Jalisco
  • Municipio de Puerto Vallarta
  • Diseño Arquitectónico
  • 2010

Tres bases de concreto en la orilla norte de la Isla del río Cuale, en Puerto Vallarta, soportan un arco de acero estructural compuesto por secciones triangulares cuya altura disminuye mientras se aproximan al centro: una simple cristalización de un diagrama de momentos. Trece metros más arriba, una zapata incrustada en un risco del Gringo Gulch lo recibe del otro lado del río.

El arco es el apoyo para una plataforma que se extienden 6 metros más allá del mismo, conformada por escalones de bajo peralte que configuran una cómoda rampa de concreto lavado. Inspirada en sus tonos y composición por un obra de arte urbano hallada en las calles de Puerto Vallarta que retoma la imagen de las crestas de la espina dorsal de una iguana, la pasarela central de escalones de mayor peralte recubiertos de mosaico se convierte en un elemento desde el que los transeúntes pueden gozar del fresco viento de la sierra que baja por la vaguada del río al tiempo que observan el paisaje que los rodea.

El puente es una figura contemporánea eficiente (5.5 toneladas menos pesada que una armadura tradicional) que recupera el blanco de la arquitectura tradicional y el verde de la exuberante  vegetación que lo rodea: colores que se plasman en la estructura y su elemento central.

Dos orillas opuestas, apunta Heidegger, comienzan a existir en el momento en que un puente se construye. El puente las crea al salvar el río y atrae, como si fuera un imán, todos los ambientes hacia ese punto; como si el puente fuera una lente que captura todo el paisaje.

Deja un comentario