Café de Artistes, seleccionado como el Mejor Restaurante de México, renueva su bar para crear P`yote lounge, un lugar para vivir la cultura Wixárika.

Para el concepto y proyecto de diseño, Estudio 3.14 retoma la inspiración del Malecón de Puerto Vallarta (también diseñado por ellos) e incorpora el cuadro “Tatei Aramara” (Nuestra madre el mar) sobre el mito de la creación Wixárika, obra de Fidencio Benítez junto con una pieza resultante de la intervención de una escultura del siglo XIX con la técnica de chaquira por Leonardo Díaz Borioli en colaboración con Iginio Gonzalez. Todo esto junto con paneles, un papel tapiz, lámparas y telas, éstas últimas elaboradas por Pineda Cobalín.

Vivir la experiencia de “P´yote Lounge” es sumergirse en el universo de la cultura Wixárika, acompañados por los colores, texturas, sabores y olores de la coctelería basada en el mezcal y un menú típico de la zona, dentro de un lugar único.

Café de Artistes, seleccionado como el Mejor Restaurante de México, renueva su bar para crear P`yote lounge, un lugar para vivir la cultura Wixárika. Para el concepto y proyecto de diseño, Estudio 3.14 retoma la inspiración del Malecón de Puerto Vallarta (también diseñado por ellos) e incorpora el cuadro “Tatei Aramara” (Nuestra madre el mar) sobre el mito de la creación Wixárika, obra de Fidencio Benítez junto con una pieza resultante de la intervención de una escultura del siglo XIX con la técnica de chaquira por Leonardo Díaz Borioli en colaboración con Iginio Gonzalez. Todo esto junto con paneles, un papel tapiz, lámparas y telas, éstas últimas elaboradas por Pineda Cobalín. Vivir la experiencia de “P´yote Lounge” es sumergirse en el universo de la cultura Wixárika, acompañados por los colores, texturas, sabores y olores de la coctelería basada en el mezcal y un menú típico de la zona, dentro de un lugar único.

Créditos e314

Director Ejecutivo: MBA. Gerardo Sánchez Sendra

Director Creativo: ABD. PhD. Leonardo Díaz Borioli

Gerente de Proyecto: LDI. Alejandra Contreras Salcido

Equipo de Diseño: LDI. Luis César Cantú de la Rocca

Deja un comentario